Entérate aquí sobre cómo es una Luna, cómo se usan y cómo se lavan.

anatomia de una luna.png

Anatomía de Lunas

Grosor

0,4cm con una sóla toalla interna,  0,7cm con dos toallas internas

¿Cómo se usan Lunas?

Ahora que ya sabes cual modelo te viene bien. Te preguntarás ¿cómo se usan las Lunas?

Pues se usan de la misma manera que haz usado toallas en tu vida, no más que Lunas son %100 seguras y libres de venenos para tu salud y la de la Tierra.

Es muy simple, se adhieren a tu ropa interior con las alitas, te sentirás muy cómoda y segura.

  • Lava tus Lunas antes de usarlas por primera vez.

  • Introduce una 1 toalla interna si tienes poco flujo y 2 si tu flujo es mayor.

  • Abrocha tu Luna a la ropa interior como en la imagen.

  • Disfruta de la suavidad y frescura.

COMO-USAR-CIRCULAR.png

¿Cómo se lavan tus Lunas?

El ciclo de lavado es fácil, divertido y te conecta contigo misma

 

  • Después de usarlas, déjalas en agua fría por algunas horas sin jabón; podrás utilizar esta agua para fertilizar la tierra, ya que el flujo menstrual contiene células madre y nutrientes.

  • Luego, lávalas normalmente con jabón biodegradable, a mano o en lavadora, ponlas a secar y estarán listas para usarlas en tu próximo ciclo.

  • En caso de ser necesario por manchas, déjalas húmedas con jabón al sol o más tiempo en remojo. ¡El sol es el mejor blanqueador natural y no cuesta!

  • Te recomendamos no usar blanqueadores que además de contaminar las aguas disminuyen la durabilidad de tus Lunas.

Lunas son delicadas como la ropa interior y deben ser lavadas con el mismo cuidado, contribuyendo a su larga duración.

Cuando no desees utilizar más tus Lunas, puedes enterrarlas y en alrededor de 5 años se convertirán en parte de la tierra, así cerrarás tu ciclo armónicamente, disminuyendo la contaminación en nuestro planeta.

¿Tienes más preguntas? No te preocupes, siempre podemos darte una asesoría para apoyarte en el cambio.