top of page

HABEMUS PLÁSTICO - PARTE 1

Es adictivo. El plástico ha inundado nuestras vidas. En tan solo unas décadas ha pasado a ser componente habitual en todo tipo de objetos y materiales gracias a propiedades como su flexibilidad, durabilidad, ligereza y, principalmente, su bajo precio, pero… como bien sabemos, con esta idea, es muy posible que aquí se aplique aquello de “lo barato sale caro”.


Estimada tribu de Lunas, ¡saludos! Contarles que hemos preparado una serie de notas bastante interesante, con datos, reflexiones y aportes, para darle una mirada profunda a la crisis del consumo desmedido del plástico. Con la intención de abrir un espacio de información y de conexión con quienes tengan deseos de tener un mundo más sano, más verde, más alegre para nosotr@s y futuras generaciones.

Una de las acciones que más puede impactarnos para ir hacia un cambio de “chip de consumo” es precisamente la capacidad libérrima y empoderante de autoeducarnos, ser proactivos y ser capaces de movilizarnos para ir hacia un consumo que tenga un ánimo de empatía con nuestro hogar común, ¡GRAN reto nos pusimos! en fin… ¡Qué la fuerza nos acompañe!


Quien nos sigue en nuestra redes, se habrán dado cuenta que hemos estado hablando del omnipresente plástico, si OMNIPRESENTE plástico, porque lo podemos encontrar ¡hasta en la sopa! Está en los envases de los productos, incluso como ingrediente en los cosméticos, en el textil de la ropa, en materiales de construcción, juguetes y en multitud de utensilios y objetos. ¡Estamos invadid@s!

Aquí 5 datos, que más o menos nos dan una idea de la ¡invasión plástica!:


1. 8 millones de toneladas de basura al año llegan a los mares y océanos.

2. Esta cantidad es equivalente al peso de 800 Torre Eiffel, para cubrir 34 veces la isla de Manhattan o el peso de 14.285 aviones Airbus A380.

3. Cada segundo más de 200 kilos de basura va a parar a los océanos.

4. Se desconoce la cantidad exacta de plásticos en los mares, pero se estiman unos 5-50 billones de fragmentos de plástico, sin incluir los trozos que hay en el fondo marino o en las playas.

5. Hay 5 islas de basura formadas en su gran mayoría por microplásticos algo similar a una sopa.


Sí, también sabemos que estamos invadidos de datos, es cierto… El punto es cómo pasar a la acción, tomar conciencia del problema, y ¡hacer algo!



Aquí unas ideas:


Una buena forma para empezar a frenar la contaminación por plásticos es, a título individual, es decir cambiar a un estilo de vida sostenible, y como colectivo, tomar las medidas oportunas en los puntos de origen de los residuos, y así evitar que acaben arrojados de forma descontrolada.


Pensar en generar un consumo que apoye las economías circulares, ¿te suena? La economía circular huye del modelo económico lineal: fabricar – usar – tirar. Es un concepto de economía restaurativa y regenerativa, y que trata de que los productos, componentes y materias mantengan su utilidad y valor máximo en todo momento, distinguiendo entre ciclos técnicos y biológicos.


Por tanto, se concibe como un ciclo de desarrollo positivo continuo que preserva y mejora el capital natural, optimiza los rendimientos de los recursos y minimiza los riesgos del sistema, al gestionar reservas finitas y flujos renovables.


¡La economía circular funciona de forma ecoeficaz en todas las escalas!


La esencia de la economía circular reside en diseñar productos sin desechos, productos que faciliten su desmontaje y su reutilización, así como en definir modelos empresariales para que los fabricantes puedan ser incentivados económicamente para recoger, volver a fabricar y distribuir los productos que hacen.

Como sabrás las toallas femeninas desechables y sus derivados (tampones, toallitas y más) son parte de este gran problema de producción lineal: fabricar, usar, tirar… ¡qué poco inteligente!


JUSTIN HOFMAN - GREEN PEACE

SOPA DE PLÁSTICO

En nuestro proyecto de ecología femenina, queremos hacer nuestra parte, motivando a nuestra comunidad para junt@s dar una voz de alarma, ¡solas no podemos! También es una propuesta de consciencia hacia el cuidado femenino y el gran mundo de la menstruación tan invadida de plástico. Estamos conscientes que estos son cambios estructurales que responden a otras voluntades, que digamos la plena... poco o nada hacen por propiciar cambios reales… basta con darle una mirada a las 179 acciones de las cuales se pavonea la ONU, (les recomendamos googlearlo). Recordemos que la ONU (uno de los máximos organismos mundiales) continuamente lanza este tipo de campañas desde tiempos inmemoriales. Pero… qué tal mejor pensar en esto: Desde tiempos inmemoriales los cambios nunca han venido desde arriba, y hoy no será la excepción, los cambios a nivel ambiental están viniendo desde una gran despertar de la consciencia humana, desde la cotidianidad de nuestro consumo, de saberse consumidor/a con consciencia, y esta consciencia, realmente puede cambiar el mundo, dar un paso, salir de la comodidad criminal de usar y desechar, este es un ¡real cambio! No sólo para el planeta, sino para nuestra alegría y coherencia personal…


Bien, hemos llegado a un punto bien interesante, te dejamos que lo vayas meditando, pensando, sintiendo y mirando el mundo con ojos esperanzados, pero también comprometidos, porque hay un gran movimiento ecointeligente, ecoconsiente que va a cambiar el mundo.

¿Te apuntas?


Nos vemos en la parte de 2 de HABEMUS PLÁSTICO

66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page